Biblioteca virtual en Vacunas  
Biblioteca virtual en Vacunas
Biblioteca Virtual en Vacunas
Red Latinoamericana de Información Científico Técnico en Vacunas
 
 
    Buscar en la web
           Búsqueda avanzada
 
Jueves, 22/8/2019


Administración oral (v.o.) 

Es la vía utilizada para administrar algunas vacunas (antipolio oral en forma líquida, antitifoídica Ty21a en cápsulas y anticólera CVD103-HgR (liofilizada). Si se utilizan viales monodosis se darán directamente en la boca. En el caso de viales multidosis se administrarán con una cuchara de un solo uso que contenga la dosis correspondiente. En caso de regurgitación o vómito en los primeros 5-10 min. tras la administración de la vacuna se aconseja administrar una nueva dosis. Si vuelve a vomitar esta nueva dosis, hay que valorar posponer la administración para otra visita.

Administración intradérmica (i.d.) 

Esta vía se utiliza para la administración las vacunas BCG, cólera y rabia (VCDH). Consiste en la introducción dentro de la dermis, (en el tercio superior del brazo) del producto biológico que será absorbido de forma lenta y local. La aguja se insertará con el bisel hacia arriba y un ángulo de 15º paralelo al eje longitudinal del antebrazo. La inyección ha de ser lenta y, si es correcta, aparecerá una pequeña pápula en el punto de inyección que desaparece espontáneamente en 10-30 min.

Administración subcutánea (s.c.) 

Introducción en el interior del tejido conjuntivo, debajo de la piel de una vacuna que será absorbida lentamente.

Las inyecciones subcutáneas pueden aplicarse en:

a) la cara antero lateral del muslo en los niños menores de 1 año.

b) en la parte superior del brazo, región deltoidea, en niños mayores de 1 año y adultos.

Se debe insertar la aguja en el pliegue producido al pellizcar con los dedos la piel y el tejido subcutáneo. El ángulo de inyección de la aguja con respecto a la piel debe ser de 45º.

Administración intramuscular (i.m.) 

Introducción en masa muscular profunda de un producto biológico (vacuna o inmunoglobulina) que será absorbido de forma rápida. Es la vía de elección para las vacunas fraccionadas o que contienen aluminio como adyuvante. Esta vía debe ser evitada en pacientes con diátesis hemorrágica.

Los lugares preferidos para administrar las vacunas por vía intramuscular son:

a) La cara antero lateral del muslo superior (músculo vasto externo). Localización indicada para recién nacido, lactantes y niños menores de 12 meses. En niños de 12 a 36 meses es preferible esta localización a no ser que el deltoides esté bien desarrollado. Para localizar el punto de inyección se divide en tres partes iguales el espacio entre el trocánter mayor del fémur y la rodilla y se traza una línea media horizontal que divida la parte externa del muslo. En el tercio medio, justo encima de la línea horizontal se encuentra el punto de inyección. El decúbito supino es la mejor posición para colocar al niño al estar el muslo más relajado.

b) El músculo deltoides del brazo. En niños mayores de 36 meses (o de 12-36 meses si el deltoides está bien desarrollado), adolescentes y adultos. El punto de inyección sería el espacio delimitado por el triángulo de base en el borde inferior del acromion y el vértice, debajo del lugar de inserción del músculo deltoides.

c) El cuadrante superior externo de los glúteos, normalmente no debe usarse para inmunizaciones, en especial en los lactantes, pues se corre el riesgo de lesionar el nervio ciático. Se utilizará excepcionalmente y sólo en mayores de 3 años o aquellos que caminen desde al menos un año antes. La región glútea de los niños está formada principalmente de grasa, por lo que si se administra la vacuna en esa zona, la velocidad de absorción podría quedar disminuida.

La aguja que se emplea para inyección i.m. debe tener la longitud suficiente para llegar al músculo. La inyección subcutánea de agentes inmunizantes para uso intramuscular puede hacer disminuir la eficacia y aumentar el riesgo de que se produzcan reacciones locales. Las vacunas que contienen adyuvantes deben inyectarse profundamente en la masa muscular, jamás deben administrarse en forma subcutánea o intradérmica porque pueden provocar irritación local, inflamación, formación de granulomas o necrosis.

El ángulo de inyección de la aguja con respecto a la piel debe ser de 90º.

 

Ave 27 No. 19805 La Lisa, Ciudad de La Habana, Cuba
A.P. 16017 Cod. 11600 Telef: (53)-(7)-272-0809
Copyright © 2006-2007, Webmaster, Dpto Gestión de Información. Instituto FinlayÚltima actualización: 27/10/2017
Política del Portal: Los contenidos que se encuentran en la BVV están dirigidos fundamentalmente a profesionales de la salud e investigadores relacionados con el tema de las vacunas. La BVV no se responsabiliza con el uso que pueda darse a la información que aquí se ofrece. Está no debe ser utilizada, bajo ninguna circunstancia, como base para realizar diagnósticos médicos, análisis de laboratorio, ni para la prescripción de tratamientos o medicamentos. Ante cualquier problema de salud, debe consultar a su médico.